Nombre Santuario: Quebrada de la Plata.
Ubicación: Maipú, Región Metropolitana.
Tamaño: 1.110 hectáreas.
Tipo Vegetacional: Bosque esclerófilo mediterráneo costero, bosque esclerófilo mediterráneo andino, bosque espinoso mediterráneo interior.
Objetos de conservación: Bosque y matorral esclerófilo y sistema hídrico.
Año de declaración: 2017.
¿Se encuentra abierto al público? No.
Número de teléfono + 56 2 2531 1036
Página web No.

Historia


La Quebrada de La Plata se ubica 30 km al Suroeste de la ciudad de Santiago, tiene una superficie de 1.110 hectáreas y es parte del primer cordón montañoso de la Cordillera de la Costa, en el extremo poniente de la Comuna de Maipú. Sus coordenadas geográficas son: 33° 29’ 26’ Latitud Sur y 70° 53’ 15’ Longitud Oeste. El cordón Norte limita con la Cuesta Lo Prado y el cordón Sur con la Cuesta Barriga, mientras que por el Oeste limita con la comuna de Curacaví. Forma parte del Sitio Prioritario para la Conservación de la Biodiversidad de la región “El Roble”. También, está catalogada, en el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), como “Zona de Preservación Ecológica” en la zona más alta que 700 msnm. El área bajo este umbral está catalogada como “Área de Preservación Ecológica con Desarrollo Controlado” (Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo SEREMI MINVU, 2014). Está inserto dentro de uno de los 35 hotspot de la biodiversidad del mundo (1% de la biodiversidad mundial).
Es parte de la Estación Experimental Agronómica German Greve Silva, perteneciente a la Universidad de Chile desde 1933 y es administrada por la Facultad de Ciencias Agronómicas. Desde esos años ha sido un lugar principalmente destinado a actividades de docencia académica, investigación científica y enseñanza de la comunidad sobre conservación del Medio Ambiente. Alumnos de pre- y posgrado, así como académicos de distintas universidades del país, han generado Memorias de Título, Tesis de Magister & Doctorado y publicaciones en revistas científicas nacionales e internacionales.
Representa al ecosistema mediterráneo ubicado en la Región del Matorral y del Bosque Esclerófilo, Subregión del Matorral y del Bosque Espinoso, Formación del Matorral Espinoso de la Cordillera de la Costa (Gajardo, 1994), asimilable a los pisos vegetacionales Bosque Esclerófilo Mediterráneo Costero de Cryptocarya alba y Peumus boldus; Bosque Esclerófilo Mediterráneo Andino de Quillaja saponaria y Lithraea caustica; y Bosque Espinoso Mediterráneo Interior de Acacia caven y Prosopis chilensis (Luebert y Pliscoff, 2006).
Se encuentran 91 especies de macrohongos. De ellas, 86 corresponden al reino Fungi (94,5% del total), 7 al phylum Ascomycota (7,7%) y 79 al phylum Basidiomycota 86,8%), mientras que 5 especies pertenecen al reino Protozoa, phylum Myxomycota (5,5%) (Sandoval, 2006)
En cuanto a los Líquenes, estudios actuales han registrado cuatro especies: Lecidea sp., Haematomma sp., Pseudocyphellaria hirsuta, Ramalina chilensis Bertero ex. Nyl. Todas estas especies pertenecen a un mismo Orden (Lecanorales), pero a cuatro familias y géneros distintos. Morfológicamente son de tres biotipos diferentes: las primeras dos especies son crustosas, la tercera es foliosa y la última es fruticosa (Riquelme, 2008).
En cuanto a anfibios, existen cuatro especies nativas: el sapo de rulo (Rhinella arunco), el sapo espinoso (Rhinella spinulosa), la ranita de antifaz (Batrachyla taeniata) y sapito de cuatro ojos (Pleurodema thaul). La otra especie corresponde al sapo africano (Xenopus laevis), especie introducida en Chile y que presenta una importante población en el área de estudio (Lobos & Measey, 2002). El sapo de rulo (Rhinella arunco) sería la única especie endémica de Chile.
En la actualidad la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias continúa realizando un diagnóstico para caracterizar la comunidad de vertebrados en términos de riqueza, abundancia, distribución y estado de especies. En este proceso ha detectado la presencia de mamíferos nativos como el zorro (Lycalopex sp.) o el cururo (Spalacopus cyanus). Por otra parte, el hábitat donde fue encontrado la especie Rhinella spp. históricamente se caracterizó por poseer mejores condiciones ambientales que hoy no tiene.
Durante el periodo 2010-2014 hubo faenas de extracción de recursos minerales, donde actualmente se concentran 47 concesiones mineras. La actividad ilegal de una minera provocó destrucción de una parte de la quebrada.
El Santuario se encuentra en un estado de fragilidad luego del incendio del 14 de noviembre 2016 que afectó el 79% de su superficie, mismo día que el lugar fue declarado Santuario de la Naturaleza. Desde esa fecha se encuentra trabajando una mesa interdisciplinaria e interinstitucional integrado por académicos de las Facultades de Ciencias Agronómicas, Ciencias Veterinarias y Pecuarias, Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza, junto a representantes de la CONAF, del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), del Consejo de Monumentos Nacionales y de la Agrupación por la Conservación y Restauración de la Naturaleza (ACOREN) y la Agrupación Ambientalista de Defensa de la Quebrada de La Plata. Se realizó el diagnóstico del daño producido por el incendio y diseñó un plan de restauración socio ecológica para afrontar el desafío de la mejor manera posible.